martes, 2 de febrero de 2010

Skagos - Ást



Y ya que vamos entrando en confianza será mejor ir sacando la artillería pesada, porque no me aguanto las ganas de hacerle una modesta reseña al a mi criterio mejor álbum de 2009, aunque por ahí a más de alguno se le revuelvan las tripas. Muchas sorpresas me llevé el año pasado, sobre todo al explorar en las increibles montañas boscosas de la región de Cascadia, a pesar de lo poco que queda de ello; porque no es nada nuevo el abuso descarado del sistema capitalista sobre los ecosistemas y mas aún tratándose de una zona colindante con Estados Unidos y Canadá. A lo que iba es que este dúo canadiense ha hecho de su primer disco de estudio toda una joya para los amantes del black metal atmosférico que además incorpora folk.

Ást es perfección, menudo tributo a la naturaleza que de entrada te envuelve como un colosal hechizo nocturno a tenebrosas cuevas ocultas entre inmortales coníferas. Cada instrumento utilizado es real y está perfectamente calibrado para distinguirse del resto. La atmósfera que transpira el álbum es única, es como tomar la melancolía de Agalloch y envolverla en paños de densos riffs al estilo Wolves in the Throne Room. La voz prominente es rasgada, pero no es estrepitosa como para dañar nuestro oído, eventualmente hay una voz limpia que resuena como eco en las gélidas tundras del norte. Sus guitarras son excepcionales, me encantan en partes muy relajadas donde transmiten el aire pesado del invierno y se respira la soledad del entorno.

La parte black metal no puede ser mejor, no es para nada tediosa ni redundante porque encaja a la perfección con los momentos folk más tranquilos. De hecho la parte folk es memorable, emplean guitarra acústica y tambores con parche de cuero que dan un aspecto tribal como pocos. Además utilizan muy puntuales toques con flauta y creo haber distinguido un poco de violín oculto en el tema '...With a Warm Recollection'. Si tengo que destacar una canción no sabría por donde empezar, y es que de principio a fin serás invadido por una sensación única; black metal acústico relleno de furia y ansiedad para alimentar tu alma. Esto encantará a los fans de las bandas citadas anteriormente y a otras como Falls of Rauros, Panopticon, SIG:AR:TYR, October Falls y Hexenwood.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

La direccion de descarga que has puesto es la de Njiaqhdda. Deberias poner el c-box otra vez para este tipo de cosas.

Saruman dijo...

Gracias, ya corregí el enlace.

Anónimo dijo...

Todo comienza muy suave, tan despacio que parece que todo este congelado, con teclados de ambiente que poco a poco van creciendo en volumen (aunque siempre bastante bajos). Casi parece que alguien haya lanzado un tremendo hechizo para que el anochecer se acerque para ocultar el sol y no vuelva mas... Estos 3 minutos son el preludio de lo que vendra a continuacion?
Sin embargo, esos tambores que tocan todas las noches me despiertan del conjuro en el que me sumio el primer tema, me devuelven a la vida. El devenir del tema es lento y pesado, mas cercano al doom que al black a mi modo de ver, tal vez por eso la reseña sobre Agalloch en el post principal sea bastante acertada para definir tanto sonoridades como armonias: esas dos guitarras siempre haciendo cosas diferentes, cada una en su mundo pero al tiempo creando texturas dentro del mismo riff (muy propio del doom); una base ritmica pesada y dura, marcada; voces tal vez mas cercanas al black, si bien algunos grupos doom han adoptado este tipo de voces rasgadas y agudas.
El tercer tema tiene subidas y bajadas de intensidad, marcadas siempre por cortes acusticos. Me recuerda en ciertos aspectos a Opeth, con sus riffs "eternos" (por largos) y sus "explosiones" de melodias acusticas oscuras (The Moor, por ejemplo). Las flores mas bellas siempre surgen de la muerte.
El interludio musical que es el cuarto tema, desemboca en el tema mas movido del disco. Comienza con brio y fuerza hasta llegar al medio, momento en el que decae para dar paso a un fragmento muy natural con el que acaba el tema.
Para acabar, un tema cuasi-instrumental (solo hay letra en los ultimos minutos), que marca el final del disco. Toda noche llega a su fin para que un nuevo dia nazca, es ley de vida.

Buena produccion y efectiva mezcla para un disco completo (aunque algo falto de fuerza para mi gusto). Destacaria los temas 2 y 6, aunque todo el disco sigue una misma tonica y es posible que sea de esos discos que o te gustan o no, sin termino medio.

Yo calificaria el tipo de musica como doom con influencias black, aunque en esto del etiqutaje musical las lineas que dividen los estilos son a veces tan finas como la propia percepcion que tenga cada persona (a veces incluso del momento en que lo escuches puede hacer que la apreciacion sea distinta). Lo haria porque las partes mas rapidas son menores y porque las cargas melodicas son tan abundantes (y tan importantes) que asi lo veo yo. Y lo hago porque para mi grupos del tipo Agalloch, October Falls, etc. son doom, mas o menos paganos, mas o menos folk, mas o menos distorsionados, pero doom a fin de cuentas.
De la misma manera, el calificar un trabajo como lo mejor del año es algo tan subjetivo que cada persona tendra el suyo. Es como la vida misma, cada uno vive la suya a su modo y cada uno percibira un mismo suceso de modos diferentes (y no tiene porque haber ninguno incorrecto, ojo).

world_doomination dijo...

Celebro muchísimo el retorno de la actividad a este blog, me bajo ya mismo este disco del que tan bien me han hablado.

Troll dijo...

Pues si, un placer al oído.
Visito regularmente este blog y la razòn principal es porque aquí encuentro bandas muy buenas y que son poco conocidas, adicionalmente las reseñas que ofreces en cada aporte me parecen muy atinadas.
Muchas gracias por compartir estos trabajos.

\m/

ed stevenson dijo...

muchas gracias lml esta de huevo leon!!!