lunes, 26 de enero de 2009

Astaarth - Gloria Burgundia



Me complace traerles a uno de los grupos de black folk para mi sorpresivos, dado que hasta hace poco no sabía de la existencia de estos franceses. De Francia ya hemos visto surgir excelentes agrupaciones que combinan el black metal con influencias de folk y música celta; como ejemplo menciono a Hantaoma, Bran Barr, Heol Telwen.. un gran repertorio de bandas que en sus letras reviven las tradiciones de sus ancestros y mantienen vivo el legado histórico que les caracteriza.
Para introducir a estos tipos me imagino ya han de haber notado en entradas anteriores que soy muy devoto de los grupos que emplean instrumentos folklóricos reales en sus grabaciones, desdeluego que en la medida adecuada no deforman la estructura blacker tan esencial y tampoco caen en esas patrañas vanguardistas que tanto detesto. Así, considero que este tipo de bandas merece respeto de nuestra parte y por supuesto que son de especial interés y atención.
Con esta idea paso de lleno a revisar el disco, y es que con Astaarth serán testigos de entrada a una épica abrumadora y despiadada con clásicas recreaciones ambientales, escenarios de batallas, himnos de guerra y cánticos por la victoria que nunca desentonan con su implacable black metal que además de ser frío y cruel, gusta y mucho. Es que la composición blacker se marca con aplastantes blasbeats tal que su baterista nunca desanima, permanece sonando claro y limpio en cada aparición que se le presenta. Las guitarras son pesadas y su letal distorsión ayuda a realizar esas atmósferas que se adecuan como vientos de muerte al campo de batalla. Aún así también dejan espacio para toques ligeros y discretas melodías que dan un respiro afuera del estruendo de escudos y espadas; ya que anuncian la celebración de una victoria por mucho tiempo anhelada. En cuanto a la voz del tipo, suele ser más chillona e irritante que la rasgada tradicional; luce como una criatura gruñendo por los bosques y los ríos aunque hay momentos donde ejecuta voces claras que son muy leves, pero cambian el plan dando más variedad de la que por si sus intrumentos folk proverán.

Es genial percibir sus tambores de guerra a tiempos marcados enmedio de su black metal, con lo cual se dará cabida poco a poco a cada instrumento folk que les iré presentando. También es estupendo cuando su coro pagano nos deleita, al principio su tono con claras influencias medievales le imparte ese toque oscuro, místico y sanguinario que se vuelve genuino cuando lo relevan ligeros violines pero sobre todo cuando sus letras van al parecer en latín o en francés.
Su segunda canción es "Vae Victis" y sin duda es la que más me ha gustado, ya que en esta aparecen algunos instrumentos raros que nunca antes había escuchado en otra banda. Su inició no es muy claro, parecería alguna especie de órgano pero en realidad son las notas de su espineta, un instrumento de cuerdas pulsado con teclado. Pero ahí no acaba lo novedoso, pronto se agrega la extraña música creada con cucharas, esta suena como un veloz redoble que apenas se logra distinguir entre huecos instrumentales, de haberse usado a tiempos con las voces blacker, difícilmente se percibieran.
Por increible que parezca su black metal permanece inalterado y sigue brutal aún cuando cada instrumento folk aparece, su vocalista chillón es testigo de como la flauta, el banjo y hasta el acordeón van poco a poco demostrando el ingenio musical de estos tipos. A esto agreguen que al coro (que ahora luce como un catalizador del sonido pagano) le suele relevar la delirante voz de una chica que casi nada tiene que ver en esto pero su leve aparición también dejó huella en esta obra maestra.
A medida avanzamos con las demás canciones observamos como su melodía va adaptándose a la influencia folkie, pero nunca se permite que las guitarras pierdan su filo y que su vocalista se desanime entre tanta cosa. Cada vez más se nos introduce a nuevas combinaciones instrumentales; la pandereta armoniza con gaitas irlandesas y zamoranas mientras que el arpa de boca no abandona el ritmo de las cucharas y los finos silbatos al de sus guitarras acústicas y sin faltar su acordeón.

Astaarth me ha envuelto definitivamente en su producción; casi una hora con sus sonadas tan completas y con mucha variedad musical tal que no aburren a pesar de que la mayoría son largas; cuatro de sus siete temas están arriba de los nueve minutos
Me he quedado con ganas de escuchar el debut y analizar sus comienzos, ya que este es su segundo álbum aunque el primero que se lanza gracias a una productora. Ciertamente dudo que antes hallan sonado igual o mejor que ahora, por lo pronto nos quedaremos con este disco que lastimósamente su productora no tiene capacidad o voluntad para distribuirlo fuera de Europa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La musica empieza epica, con el sonido de una estruendosa batalla, que dura varios minutos antes de empezar la musica propiamente dicha. Como bien dice Saruman en la explicacion que dio del disco, el estilo es claramente black, mas que folk, con esos ritmos rapidos y agresivos, mas que melodicos. Sin embargo a lo largo de un tema largo da siempre para poder distribuir zonas en las que la carga melodica sea mayor, con otro tipo de voces en coro, mas instrumentos folk... En un primer momento, estas partes mas calmadas me recuerdan a Aes Dana (por poner a algunos compatriotas suyos no mencionados por Saruman) y otros grupos que siendo agresivos, mantienen zonas mas calmadas. El tema acaba con una zona muy folky, con un coro en frances (creo) muy cervecero y festivo, ensalzando tal vez ese gusto por su propia tierra, que lucen en el titulo del tema.
Sin embargo, el disco toma un giro mas folk con el segundo tema, con mayor carga de instrumentos antiguos (Saruman los cita, leedlo, yo no quiero extenderme mucho), mayor presencia del coro antes descrito, mayores cambios de ritmo (entre las partes folk y las mas blackers), lo cual le da cierta frescura al tema. A mi personalmente la voz de la chica que dice Saruman, me parece prescindible, pero para gustos... Y el outro de este tema me parece una pequeña frivolidad que podia haberse evitado, no aporta nada nuevo, alarga en exceso el tema.
El tercer tema, que da nombre al album, comienza fino y relajado, para dar paso a las flautas acompañadas de un ritmo frenetico. Cada vez me recuerdan mas a Aes Dana, zonas melodicas folk con arranques brutos, flautas agudas mezcladas en los blast... El corte acustico del medio me parece de lo mejor hasta ahora, con ese violin por encima de guitarras, pena que dure tan poco...
El quinto tema me parece un compendio de todos los aspectos anteriores: guitarras duras, toques folk muy melodicos, coros, partes acusticas. Tal vez parezca para mi el mas completo en cuanto a caracteristicas que definen el trabajo de los franceses.
When the golden... es un nuevo giro epico y folk, con ritmos acelerados acompañado de violines y tambores. Pero esos coros... en algunas partes me descuadran un tanto, no se como explicarlo.
El cierre folk del disco me parece acertado y correcto, como respondiendo a la llamada de los ancestros que reza el titulo. Me parece un momento realmente fresco en el disco, aunque a la mayor parte de los seguidores mas black o pagan tal vez les parezca fuera de lugar.

Las voces me saturan un poquito de mas, pero sin llegar a cobrecargar, tal vez al ser tan gritonas (perdon, pero no se como explicarlo mejor)... Los coros sin embargo he de decir que es de lo peor del grupo a mi parecer, demasiado alejado de la voz principal y demasiado cercano a la musica medieval en algunas partes, que si bien presente no creo que sea lo principal en su musica (me parece mas importante la carga folk que la medieval en el disco, y esto lo rompe un poco).
La produccion es correcta, pero con unos detalles que a mi personalmente no me han gustado, como el detalle de tener un sonido limpisimo para instrumentos folk, baterias y voces, ajustados bien sus niveles de volumen entre ellos, pero que sin embargo guitarras y bajos queden un poco tapados por el resto (solo roto esto en la cuarta cancion, donde sin la voz, los instrumentos tipicos del metal toman un mayor protagonismo.
Otro detalle que no me gusta es la duracion del disco, casi una hora. Me parece un tanto larga y cargante al final, aunque (y en esto si estoy de acuerdo con Saruman) los temas no se hacen largos a la hora de escucharlos (puede parecer incongruente, pero es mi percepcion).


Releyendo un poco todo esto, podria parecer que no me haya gustado mucho el disco o que he sido demasiado duro juzgando el trabajo de este grupo. Bueno, en mi descargo he de decir que no siempre tiene que gustarte algo a la primera (o simplemente gustarte) para apreciar que la banda intenta desarrollar una labor interesante, con sus fallos y sus aciertos (no se puede contentar a todos por mucho que lo intentes). Es cierto, por tanto, que no me ha vuelto loco, pero no se puede decir que la banda lo haya intentado.

Saruman dijo...

Gracias por tu opinión. A decir verdad concuerdo con tu apreciación del coro debido a a la tendencia medieval que adopta, y es que si bien en un principio (primer tema) no me pareció nada mal que experimentasen un poco con él, en el transcurso del disco nos podemos dar cuenta (como tu dices) que esas inlfluencias medievales se despegan del tono black-folk que a mi también me parece de mayor relevancia. Agregaría que esos coros quedarían mejor en algunas de esas bandas germanas de folk metal medieval que poco o nada son de mi adoración (In Extremo, Subway to Sally, Ingrimm, Finisterra, etc) en las cuales la influencia de black metal es despreciable.